¿A ti te gusta la poesia?

Tengo algunas aficiones, gustos y placeres, dentro de estas hay una que particularmente me atrae por que suele producir en mi diversas sensaciones.

Yo comencé muy joven a leer poesía, bueno, yo comencé muchas cosas a muy corta edad, pero hablando de poesía recuerdo que ya a los 10 años solía leer con inimaginada avidez los versos maravillosos de Federico García Lorca, Rafael Alberti, Pablo Neruda, Rubén Bonifaz Nuño, Rosario Castellanos, algo de Octavio Paz y otros; quién conozca algo de estos autores deberá reconocer que para un chico de 10 años leer a estos versos es la cosa más compleja que puede haber.

Sin embargo, es probable que entendiese poco pero yo leía con demasiado interés aquellas palabras de una idioma que estaba aprendiendo (y aun), y en mi cabeza de 10 años comenzaba a conocer de métricas y rimas, de sonetos, a octosílabos.

Tuve la fortuna de llenar mi espíritu con la poesía más cruda y fogosa de la lengua castellana y eso créanme, es un privilegio.

A veces pienso que la vida de una persona deja de ser la misma al instante siguiente de haber leido poesía, uno siempre se ve conmovido aun de diferente forma; mi vida aun a esa corta edad (10 años), no fue la misma después de leer a Neruda y sus “20 poemas de amor y una canción desesperada”, mi ambigua y cortísima concepción del amor cambió rotundamente y esta lectura vino a trastocar definitivamente mi forma de amar.

Pero no toda la poesía son versos de Gustavo Adolfo Becker o las loas a la Patria de Ramón López Belarde, ya entrados en los terrenos y dominios de la poesía uno se va dando cuenta que no solo es de amor y desamor, y que hay también versos eróticos de una calidez y sutileza que quien no conoce de este tema se sorprende, ¡que afortunado me siento! cuando termino de leer “Amor de frutas” de mi amada Gioconda Belli, o quién creyera que Octavio Paz incursionó igualmente en el lenguaje poético erótico, o en la pasión a veces desenfrenada de García Lorca que dejaba rastros de su vida tempestuosa en cada verso y de esa pasión maravillosa que uno hace a veces en silencio como “Del templo de su cuerpo” de Bonifaz Nuño.

Efectivamente el arte poético es más que un “…si amas déjalo libre…” (de los versos de Becker) y yo me he de encargar de hacerles conocer más de este maravilloso e inigualable lenguaje que provoca la poesía.

También he de presumir que entre mis más preciadas amistades y afectos hay alguno que otro poeta que se desprende de sus sentimientos para plasmarlos en forma de poemas, si ellos y ellas me lo permiten compartiré algo de sus exquisiteces.

Mi horizonte poético es más basto que a los 10 años, he leído innumerables autores como Benedetti, que es un maestro, Jaime Sabines, Maestro Chiapaneco y muchos, muchos más.

Te dejo una muestra de Octavio Paz

Escrito con tinta verde
Octavio Paz.
La tinta verde crea jardines, selvas, prados,
follajes donde cantan las letras,
palabras que son árboles,
frases que son verdes constelaciones.
Deja que mis palabras desciendan y te cubran
como una lluvia de hojas a un campo de nieve,
como la yedra a la estatua,
como la tinta a esta página.
Brazos, cintura, cuello, senos,
la frente pura como el mar,
la nuca de bosque en otoño,
los dientes que muerden una brizna de yerba.
Tu cuerpo se constela de signos verdes
como el cuerpo del árbol de renuevos.
No te importe tanta pequeña cicatriz luminosa:
mira al cielo y su verde tatuaje de estrellas.

~ por juancarlos70 en abril 13, 2005.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

 
A %d blogueros les gusta esto: